InicioInicio EL ENTRENAMIENTO  
El ciclismo es apasionante, pero no nos engañemos es un deporte muy duro. Unos pocos consejos nunca vienen mal.

CONDICIÓN GENÉTICA
LA PRÁCTICA

CONDICIÓN GENÉTICA

Un primer aspecto que debemos considerar en el deportista son sus condiciones físicas naturales. Tanto si entrenas solo o con otros, entrenar mucho o más que nadie, no significa que tu rendimiento sea mayor. Puede ocurrir que cuando llegues a las carreras te encuentres cansado y tu rendimiento no sea el deseado. Por tanto, tan malo puede ser entrenar poco, como mucho. El punto intermedio lo debes ir descubriendo tú o, tu preparador físico, o tu director o alguien que esté próximo a ti.
Miguel y Prudencio Indurain en el Giro de Italia 1993.


Por mucho que nos guste o no, nacemos con unas actitudes físicas diferentes unos a otros (altura, color del pelo,..) y psíquicas (caracter, inteligencia,..). Por muy parecidos que seamos físicamente, no significa que tengamos las mismas actitudes o condiciones. Un magnífico ejemplo podría ser dos corredores muy parecidos físicamente, pero con unas condiciones físicas muy diferentes, me refiero a Miguel y Prudencio Indurain.

Dos ciclistas muy similares morfológicamente, criados de la misma forma, pero con una condiciones genéticas diferentes. Salían casi todos los días juntos, tanto durante la temporada, como preparando el Tour ( momento cumbre de la temporada). Los entrenamientos conjuntos en esta fase de temporada se intensificaban en gran manera. La peor parte le tocaba a Pruden, acababa tan cansado y sin fuerzas para afrontar la paliza que tocaba al día siguiente.

Pasado un par de años de entrenamientos conjuntos con su hermano, debió de desistir salir todos los días con Miguel y salir por su cuenta para poder recuperar los esfuerzos realizados, después de una dura jornada. El nivel de esfuerzo que realizaban ambos era el mismo, pero Pruden no recuperaba como era debido, acabando muchos días agotado, conclusión que cuando llegaba a las carreras, no tenía fuerzas para ser competitivo. Mientras, Miguel, recuperaba bien y podía seguir el mismo ritmo de trabajo y ultimar su puesta a punto.

Una vez consciente de tus cualidades, también debes conocer el terreno donde eres más fuerte y donde más débil, para ir mejorando en ambos, con las lógicas limitaciones naturales. No por ser escalador, debes entrenar sólo en terreno de subidas, el mejor entrenamiento es el que a lo largo de una semana haces de todo, subidas, series, fondo,… Sin olvidarte del descanso necesario para ir asimilando los esfuerzos.